Make your own free website on Tripod.com

LA LIBERTAD DE EXPRESION EN COSTA RICA

 

Parmenio Medina Pérez, colombiano nacionalizado

costarricense, ha mantenido durante 28 años un programa de

radio llamado La Patada. Este programa empezó como crítica

deportiva y en los últimos años ha realizado denuncias sobre

aspectos generales de la vida del país. En los últimos meses

ha efectuado comentarios sobre el manejo, presuntamente

poco claro de los fondos de la emisora católica, Radio María

de Guadalupe, cuyo director y fundador es el presbítero Minor

de Jesús Calvo. Además se indicó en el programa que el

presbítero Calvo había sido sorprendido en un paraje solo y

oscuro por la policía, en compañía de un jovencito. Calvo

indicó que le estaba dando clases de conducción de vehículos

a su acompañante. El presbítero Calvo ha sido noticia varias

veces. Una de ellas por organizar una manifestación para

impedir un congreso de prostitutas que se realizó en un hotel de

San José y otra porque tuvo que retractarse en los tribunales

por ofensas proferidas contra el dueño de un hotel de la costa

pacífica, donde se organizó una reunión de homosexuales.

Como resultado de los comentarios, afirma Pérez que ha

recibido amenazas contra su vida y ha sido sujeto de una

campaña difamatoria, montada con documentos sustraídos del

Ministerio de Seguridad Pública de Costa Rica, los cuales

posteriormente han sido falsificados. Además informó Parmenio

que se organizaba una manifestación en su contra, jefeada por

un alto militar del gobierno del expresidente Calderón Fournier.

 

El 29 de mayo pasado, el programa La Patada que llevaba 28

años de transmisión continua, no salió al aire por orden de la

emisora que lo difunde, Radio Monumental de Costa Rica.

Monumental basa su decisión en que había recibido miles de

quejas por parte de oyentes aduciendo que si no quitaban La

Patada, no escucharían la emisora, además que los

anunciantes no querían pautar más por el contenido de dicho

programa.

 

No vamos a entrar a discutir el problema Pérez-Calvo porque

es un asunto que no nos compete. Sin embargo, si es

conveniente resaltar lo que establece el artículo 29 de la

Constitución Política de Costa Rica con respecto a la libertad

de expresión:

 

Artículo 29: Todos pueden comunicar sus pensamientos de

palabra o por escrito, y publicarlos sin previa censura, pero

serán responsables de los abusos que cometan en el ejercicio

de ese derecho, en los casos y del modo que la ley establezca.

 

La violación por parte de Radio Monumental de este artículo

constitucional salta a la vista. Leamos lo que dijo al respecto el

periodista costarricense, Ignacio Santos al Diario Extra de

Costa Rica.

 

“Estoy de acuerdo con la posición de Amelia Rueda, directora

de Noticias Monumental que está en contra del cierre de un

programa donde se exponen ideas. El punto medular aquí es

que está faltando a la constitución pues esta condena la

censura previa. No conozco los detalles del contrato que

Monumental tiene con Parmenio, pero encima de todo contrato

está la Constitución de la República. Los medios deben

fomentar la libertad de expresión y el debate de todos los

temas, es un derecho de los ciudadanos tener este tipo de

programas”

 

Debe indicarse que este caso no es único en Costa Rica.

 

Hace varios días el expresidente Calderón Fournier, candidato

fallido a la Secretaria General de la Organización de Estados

Americanos, recriminó al director del Diario La Nación, el

permitir a un periodista escribir una columna en su contra.

 

El Programa La Cantaleta que se transmitía por Radio Sonora

y Radio Alajuela, según manifestaciones del periodista William

Gómez, fue sacado del aire por presiones políticas.

 

De ser cierto lo que indica el señor Medina sobre amenazas

contra su vida, y hurto y falsificación posterior de documentos

públicos, estamos ante actuaciones propias de mafiosos. El

chantaje económico contra Radio Monumental, lo damos por un

hecho y es un precedente asqueroso.

 

Además, por qué silenciar las ideas antes de ser emitidas, si la

Constitución brinda el camino para reparar las injurias o

calumnias que se cometan en contra de una persona.

 

Donde se encuentre, VLADIMIRO MONTESINOS, debe

sentirse orgulloso. El desapareció de la escena política de su

país, pero dejó muy buenos discípulos en Costa Rica, país

donde se dice que existe una total democracia.