Make your own free website on Tripod.com

 

DON RAFAEL ANGEL CALDERON Y LOS BEISBOLISTAS CUBANOS

 Cada vez que una selección cubana de béisbol participa

 en competencias internacionales, una figura misteriosa

 revolotea como buitre sobre los estadios y lugares de

 alojamiento de los atletas.

 

Su nombre es José Cubas (JOE para los gringófonos.)

 

 Este moderno libertador de esclavos tiene una misión

 muy especial. Convencer a los beisbolistas que tienen

 potencial, que deserten de la delegación cubana. Claro,

 por realizar este acto caritativo, esta versión masculina

de la madre Teresa, se embolsa millones dedólares en

 comisiones, por cada transacción.

 

 Sin embargo, don José tenía un problema. Si los

 beisbolistas ingresaban directamente a los Estados

 Unidos, no podían jugar directamente en las grandes

 ligas, por disposiciones internas de ese país y el alma

 caritativa duraría años para poder cobrar sus comisiones.

 Pero si provenían de un tercer país no se presentaría

 ese problema.

 

 Quien sabe como se enteró de la existencia de un

 pequeño país de América Central que podía resolver su

 situación. Costa Rica. Claro, este país tiene una lenta

 maquinaria burocrática para los trámites de visas de

 refugiados, pero, la maquinaria burocrática tiene dos

 tipos de lubricantes que la hacen funcionar

 perfectamente. Las influencias políticas y el dinero. Don

Joe Cubas tenía los dos.

 

Podemos ver, con base en artículos periodísticos que

 estos lubricantes funcionaron muy bien en Costa Rica.

 Recordemos las conferencias del Duque Hernández en el

 Hotel del Hemisferio, las pruebas hechas a los beisbolistas

 en el estadio Antonio Escarré y por último las visas de

refugiado que se entregaron a los cubanos por correo.

 Migración es lento en otros casos, pero para este caso

Migración adoptó el sistema “ visa express.”

 

 Lo que indicó el Diario La Nación, es que Joe Cubas había

 encontrado en Costa Rica, dos almas caritativas. Farid

 Ayales, Ministro de Trabajo del gobierno Figueres Olsen

 y el ex presidente Rafal Angel Calderón.

 

 Don Farid no ha dicho nada del asunto. Debe estar muy

 ocupado preparando la apelación de la condena de ocho

 años que le impusieron los tribunales. Debe destacarse

 que los jueces costarricenses en ese juicio no

 comprendieron que don Farid también tiene un gran

 corazón.

 

 Siendo Ministro de Trabajo, constituyó una fundación

 que tramitara las visas de trabajo para los emigrantes

 nicaragüenses. Claro, como había gastos, debía cobrarse por

 el servicio y para que el dinero estuviera bien protegido se

depositaba en la cuenta corriente de don Farid.

 

 Don Rafael Angel si ha hablado. Lo ha hecho por si mismo

 y por boca de Belisario Solano y otros diputados que no

 han dudado en salir a defender a su amo.

 

Los beisbolistas cubanos también han mandado cartas

 donde dicen que no pagaron nada a don Rafael por sus

 servicios. Nos hubiera gustado leer una carta de Joe

 Cubas, donde dijera lo mismo.

 

 Pero, le damos a don Rafael el beneficio de la duda. Sin

 embargo, duele ver como un ex presidente costarricense

 empleó su influencia para que Joe Cubas pudiera

 embolsarse millones de dólares con gran facilidad.

 

Nota.: si ven a don Rafael Angel haciendo campaña a

favor de Méndez Mata, en hábito de hermana de la

caridad. Por favor, no se extrañen.