Make your own free website on Tripod.com

NUESTRA TRINCHERA CONTRA LA

CORRUPCIÓN

 

Una vez más se acercan las elecciones en Costa

Rica. Ya las páginas de los diarios, los programas

de televisión y de radio y casi todos los medios de

comunicación colectiva están inundados de

propaganda política.

 

Oiremos a los de siempre ofrecernos promesas que

nunca realizan, planes que nunca se llevan a cabo y

declaraciones de honestidad que al final mancillan

con sus actos corruptos si llegan al poder.

 

Consideramos que ya es el momento de decir.

!Basta al engaño!. No creemos en la violencia como

una solución para los problemas del país, pero sí

en la resistencia pasiva y en la denuncia.

 

Costa Rica realiza elecciones cada cuatro años y se

hace pasar como una democracia, cuando en

realidad en lo que la han convertido los políticos es

en una cerdocracia. Es el momento de decir

también. ¡NO A LA CERDOCRACIA!

 

Al participar en el engaño colectivo que recibe el

nombre de elecciones, estamos siguiendo el juego

a los maestros del engaño, sepulcros blanqueados

y depredadores de la dignidad y los recursos del

pueblo.

 

Somos un grupo de empleados públicos, hartos de

ver los desmanes que cometen los jerarcas de las

instituciones públicas nombrados por los políticos

de turno. Vemos cómo ascienden en la carrera de

la administración pública aquellos que guardan

silencio ante los actos indecentes de sus jerarcas,

cómplices, lameculos y corruptos. Mientras, los

empleados públicos que tratan de hacer las cosas

de acuerdo con la ley y la moral, son perseguidos

solapadamente por los jerarcas políticos. En el

Gobierno de Costa Rica se ha tomado como norma

de selección de personal nombrar a los más

adeptos, aunque sean los más ineptos.

 

Consideramos que no basta con abstenerse de

participar en la corrupción. Si guardamos silencio

cómplice o si hastiados abandonamos nuestros

puestos en el sector público estamos, en el primer

caso pecando por omisión y en el segundo, dejando

espacio para que los corruptos terminen de

apoderarse del Estado costarricense.

 

Por eso abrimos este espacio para que cualquier

persona, residente o no en el territorio nacional,

puede hacer sus denuncias sobre la corrupción de

los funcionarios públicos costarricenses, por medio

de nuestro correo electrónico. Pueden estar

seguros que guardaremos la más absoluta

confidencialidad.

 

Aquellas personas que se sientan aludidas por

nuestros artículos, o que deseen hacer aclaraciones

o adiciones a los mismos, pueden mandar sus

comentarios a nuestro correo electrónico y tener la

seguridad que serán publicados. Nosotros creemos

en la Democracia y en la libertad de expresión,

aunque por las actuaciones de nuestros

gobernantes tengamos que vivir una democracia

clandestina.

 

Esperamos que nuestros lectores, después de la

información que daremos en esta página, mediten

su voto para las próximas elecciones y tomen la

mejor decisión.

 

                           ANULARLO