Make your own free website on Tripod.com

Home

Los estafadores impunes
EL FUTURO POLITICO DEL PAC
La lavandería del PUSC
El PECADO DEL PADRE DELGADO
MANIFIESTO DE UN ABSTENCIONISTA
DENUNCIA CONTRA FINANCIERA MIRAVALLES
ROGELIO RAMOS, UN POLÍTICO ATÍPICO
Politiquería alcanza supervisión financiera
Corrupción en la lucha antidrogas en Costa Rica
La Propuesta de don Juan Diego Castro
Los politicastros invaden la educación costarricense
No olvidemos el Banco Anglo
El llanto de Fishman
Salir con un Domingo Siete
Rodrigo Carazo y Ottón Solís
La piel de oveja de Rolando Araya
NO VOTE CONTRA USTED
La Demagogia del PUSC
El asalto al Fondo Nacional de Contingencias Agrícolas
Don Ottón el prestamista
Un país que ya no existe
Por qué diablos?
Los votos nulos y en blanco
Por favor. Que dejen de robar
Los políticos delincuentes
El Fantasma de la Deuda Pública
La metamorfosis de Rolando Araya
No vote el próximo 7 de abril
El drama de los hijos de la calle
La lucha de Ottón Solís
IMAS, PANI, NUEVO ASALTO A LOS PROGRAMAS SOCIALES
El regreso del Padre Minor
Viva Costa Rica, pero sin políticos corruptos
Los negocios de los Fishman
Los Narcopolíticos
Quién le teme a Ricardo Alem?
Corrupción en el Regimen de Seguridad Social
Parmenio Quién te mató?
Las escuelas de Medicina
El Aguila y el Gusano
Mercaderes de Almas
NO OLVIDEMOS A PARMENIO
PARMENIO MEDINA PEREZ, EL PERIODISTA VALIENTE
Los discípulos de Montesinos
Don Julio Acosta García
El botín de los puestos públicos
La Creación de los Políticos
Los políticos y las casas de apuestas por Internet
El Saqueo de las Tiendas Libres del IMAS
La Fiesta del Cerdo
El asalto al Fondo Nacional de Contingencias Agrícolas

Un eslabón más de la cadena de corrupción del PLUSC

Con el título de Pasos al Abismo, el Diario La Nación del 16 de febrero de 2002, publica la cronología de otro de los eslabones de la cadena de asaltos a los fondos públicos. El Fondo Nacional de Contingencias Agrícolas.
Resaltamos a continuación los hechos que consideramos más importante de estos pasos hacia el abismo.
El 16 de noviembre de 1983 se crea el Fondo Nacional de Contingencias Agrícolas. Su objetivo era ayudar a agricultores, principalmente a arroceros, quienes perdieron sus cosechas por fenómenos climáticos y se financiaría con el 3% del valor de las producción de los beneficiarios. Sin embargo, el Fondo fue obligado a indemnizar pérdidas desde antes de su origen.

En 1989 la Contraloría General de la República interviene la entidad e inicia una investigación.

Entre 1984 y 1986, se formaron sociedades con campesinos e indigentes a favor de las cuales se giraron esas indemnizaciones.

El 12 de mayo de 1993 la Junta Interventora envía al Ministerio Público expedientes donde se involucra a funcionarios públicos de alto nivel, ex directores del Fondo y directores bancarios en dichos manejos irregulares.

En noviembre de 1994, el Ministerio Público denuncia que las causas presentadas por el Fondo y los informes de la Contraloría General de la República prescribieron.

El 4 de marzo de 2002 vence el período de liquidación. A la fecha se liquidarán mil quinientos quince millones de colones como pérdida y quedarán pendientes mil trescientos veintiún millones de cuentas por cobrar, que tienen todas las características de convertirse también en pérdidas. Estamos hablando de un desfalco de aproximadamente tres mil millones de colones de fondos públicos. Las pérdidas serán cubiertas por los bancos del estado, principalmente el Banco Nacional de Costa Rica, el cual correrá con el noventa y dos por ciento de las mismas.

Este expolio a los fondos públicos tiene características comunes con muchos otros:

Es realizado con la complicidad o la omisión de altos funcionarios públicos nombrados por los dos partidos mayoritarios.

Denotan una absoluta falta de control sobre estas operaciones. Tanto de sus administradores como de la Contraloría General de la República.

La más grave. El asalto se queda impune. Esto es lógico en este tipo de delitos siempre dan la cara los peones del ajedrez político. Las altas figuras del país, siempre se mantienen al margen. Acaso una de las funciones de una buena administración no es el control?. Entonces los políticos de turno son responsables de establecer los controles necesarios para evitar este tipo de actos.
En el juicio del Banco Anglo Costarricense, los mismos jueces dieron a entender que en el banquillo de los acusados no se encontraban todos los que debieran estar.

Cuando las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional hablan de la venta de activos, para pagar la deuda interna, nos preguntamos. Si todos los fondos públicos que han sido saqueados impunemente a lo largo de las administraciones liberacionistas y socialcristianas, se hubieran usado en pagar esa deuda,. Deberíamos algo en este momento?

Estamos seguros que si los activos del Estado se hubieran vendido, ya los fondos obtenidos habrían desaparecido y deberíamos absolutamente lo mismo, como el caso de Perú y de Argentina.
Por eso causa hilaridad cuando en la presente campaña política el PUSC y el PLN hablan de nombrar ministros anticorrupción. Si su interés era desterrar los actos corruptos del sector público. Por qué no lo hicieron antes?

Hacemos un llamado de alerta a los costarricenses. En diciembre del año pasado, se aprobó en la Asamblea Legislativa, a golpe de tambor, un proyecto parecido al Fondo Nacional de Contingencias Agrícolas, esta vez en beneficio de los cafetaleros. Debemos exigir desde ahora, que se maneje correctamente y no se deje en manos de administradores corruptos. Si no, dentro de pocos años estaremos también cuantificando sus pérdidas.

Costarricense: El próximo 7 de abril. Votará usted por los culpables de este saqueo continuado a los fondos públicos?