Make your own free website on Tripod.com
La Fiesta del Cerdo
El debate de Canal 7

HOME

Acerca de nosotros | Contáctenos | El Delito del Día de los Inocentes | Rodrigo Carazo y Ottón Solís | El debate de Canal 7 | Una pregunta para don Oscar Saborío Alvarado | NO VOTE CONTRA USTED | Don Ottón el prestamista | Un país que ya no existe | Por qué diablos? | Los votos nulos y en blanco | Por favor. Que dejen de robar | Atentado a la libertad de expresión | La segunda ronda electoral | Los políticos delincuentes | El Fantasma de la Deuda Pública | El confiscatorio fallo del Tribunal Supremo de Elecciones | Niñez, juventud y demagogia política | LOS ASESORES DE LOS DIPUTADOS | La metamorfosis de Rolando Araya | No vote el próximo 7 de abril | El drama de los hijos de la calle | Irregularidades en ventas callejeras | La lucha de Ottón Solís | Cuál Independencia? | EL VOTO A GANAR | IMAS, PANI, NUEVO ASALTO A LOS PROGRAMAS SOCIALES | La SUGEF y las Cooperativas | Amenazas contra el Periódico Universidad | El regreso del Padre Minor | Viva Costa Rica, pero sin políticos corruptos | La liberación de los burritos | El asesor de don Rolando Araya | Los negocios de los Fishman | Los Narcopolíticos | Cuál Democracia? | Quién le teme a Ricardo Alem? | Problemas agrarios y demagogia política | Corrupción en el Regimen de Seguridad Social | Biblia, Futbol y Demagogia | POR QUÉ NO VOTO | Sobre seguridad, turismo y demagogia | Los Irresponsables | Parmenio Quién te mató? | Las escuelas de Medicina | El Aguila y el Gusano | Mercaderes de Almas | LA OTRA COSTA RICA | LIBERTAD DE PRENSA O LIBERTAD DE EMPRESA | EL ENGAÑO DE LAS PENSIONES COMPLEMENTARIAS | Los préstamos del empresario | Sobre serviles y corruptos | Miembro de la Comisión de Narcotráfico media por narcos | LA IRREGULAR INVESTIGACION DEL CASO MEDINA | NO OLVIDEMOS A PARMENIO | PARMENIO MEDINA PEREZ, EL PERIODISTA VALIENTE | Demostremos que no estamos domesticados | Los discípulos de Montesinos | Don Luis Alberto Monge y LA PENCA | Don Julio Acosta García | El botín de los puestos públicos | La Creación de los Políticos | Los políticos y las casas de apuestas por Internet | El Saqueo de las Tiendas Libres del IMAS | Foros de La Fiesta del Cerdo

Durante los últimos meses, el proceso de metamorfosis que han sufrido las columnas de don Edgar Espinoza nos han sorprendido favorablemente. De aquellas columnas chistosas sobre el Viagra, la maca y otras sustancias afrodisíacas, ha pasado a poner el dedo en la llaga en el comentario de los graves problemas nacionales y a atacar la corrupción de los ayatolas de la política costarricense. Lógicamente, esto le ha acarreado no pocos problemas con dichas vacas sagradas, pero sin duda se ha ganado el apoyo de la gran mayoría de los lectores.
No queremos dejar de comentar su columna del 29 de diciembre del 2001, ya que toca un punto de suma importancia. Cómo el bipartidismo ha venido tomando las plazas de magistrados tanto de la Corte Suprema de Justicia como del Tribunal Supremo de Elecciones, cuyas funciones pueden verse prostituidas, al ser manoseadas por las asquerosas garras de los políticos.
Antes, la figura del Magistrado era respetable, porque se nombraba a personas con gran experiencia y conocimiento en el campo jurídico. En los últimos años, hemos visto cómo para ser magistrado, no son tan necesarios esos requisitos, sino que los candidatos deben ir a arrastrarse ante los ineptos que deciden el destino del país desde su guardia en Cuesta de Moras.

Transcribimos a continuación los principales párrafos de la columna de Espinoza.

La decisión del TSE de desautorizar el debate, en canal 7, de los cuatro candidatos presidenciales, huele más a medida política que legal.
Para explicarse el fallo, quizá haya que empezar por recordar que el TSE, en sí mismo, es también una víctima del bipartidismo.
Al igual que los jerarcas de las instituciones públicas, nuestros magistrados tienen cincuenta años de ser alegremente designados por uno u otro bando político.
Y en este festín de nombramientos, en esa sucesión orgásmica de influencias políticas, en muchos casos ha pesado más el favor del amigo que el atestado profesional y ético.
Desde hace medio siglo, los dos partidos han hecho lo que han querido con este país y, si bien se les atribuyen logros importantes, su hegemonía, lejos de considerar a la sociedad civil como su principal prioridad, con los años se ha pervertido y vuelto nociva.
Ambos, literalmente, se han repartido el país gracias a decisiones políticas suyas que les ha permitido afianzarse en el poder de muchas maneras, desde colocar sus fichas en puestos claves, hasta disponer arbitrariamente de los bienes y recursos de los costarricenses.
La mejor prueba es el país mismo: empobrecimiento, saqueos a las arcas nacionales, prostitución infantil, obra pública lamentable, falta de liderazgo, rezago tecnológico, crimen, escuálida obra social, anarquía, economía pegada con alfileres y lo que nos faltaba: agravios a la libre expresión.
Por eso, lo irónico ahora es que, cuanto más urgidos estamos de conocer a esos cuatro aspirantes para ver que leche si acaso alguna- van a dar como presidentes, el TSE, olímpicamente, les niega a los costarricenses ese derecho.
Así las cosas es inevitable, entonces, preguntarse si detrás de estas decisiones tan fuera de tiesto, como esas, no habrá estado presente el virus BIPARTIDISTICUS APOCALIPTICUOS.

Coincidimos plenamente con los criterios expresados por don Edgar. El Tribunal Supremo de Elecciones de Costa Rica, se ha portado tremendamente imparcial, cuando se presentan, para aspirar a la presidencia, además del monstruo de dos cabezas del PLUSC, una serie de mini partidos, que lo único que hacen es servir de comparsa a los candidatos tradicionales, en el carnaval que en Costa Rica se conoce como proceso electoral. Pero, aparentemente, para estas elecciones, puede ser que si haya otras opciones, que pongan a temblar a los candidatos del PLUSC.

Para estas elecciones sólo se ha llevado a cabo un debate. Fue el organizado por REPRETEL y la Universidad Latina entre Abel Pacheco y Rolando Araya. Este debate sirvió sólo para dos cosas. Para desprestigiar con los actos de pachuquismo y chabacanería a un centro universitario que aparenta ser serio y para desnudar a los dos candidatos mayoritarios, los cuales quedaron ante el público como dos demagogos carentes de ideas e incapaces de solucionar los problemas nacionales. Los grandes ganadores de ese debate no estuvieron el el mismo. Otto Guevara y Ottón Solís.

El debate organizado por Canal 7 no hay duda que hubiera sido muy comprometedor para Araya y Pacheco. Ottón Solís y Otto Guevara conocen muy bien las debilidades de los Partidos Liberación Nacional y Unidad Social Cristiana, ya que durante varios años, Solís fue militante activo del PLN y Guevara del PUSC. Además, las cualidades de orador de Guevara y la firmeza con que ambos defienden sus ideas, hubieran puesto nuevamente al desnudo la incapacidad de Pacheco y de Araya.

Por tanto, ambos deben estar muy agradecidos con el Tribunal Supremo de Elecciones, ya que por medio de un fallo, ambiguo y descabellado, los libró de tener que pasar un trance tan amargo.