Make your own free website on Tripod.com

Home

Los estafadores impunes
EL FUTURO POLITICO DEL PAC
La lavandería del PUSC
El PECADO DEL PADRE DELGADO
MANIFIESTO DE UN ABSTENCIONISTA
DENUNCIA CONTRA FINANCIERA MIRAVALLES
ROGELIO RAMOS, UN POLÍTICO ATÍPICO
Politiquería alcanza supervisión financiera
Corrupción en la lucha antidrogas en Costa Rica
La Propuesta de don Juan Diego Castro
Los politicastros invaden la educación costarricense
No olvidemos el Banco Anglo
El llanto de Fishman
Salir con un Domingo Siete
Rodrigo Carazo y Ottón Solís
La piel de oveja de Rolando Araya
NO VOTE CONTRA USTED
La Demagogia del PUSC
El asalto al Fondo Nacional de Contingencias Agrícolas
Don Ottón el prestamista
Un país que ya no existe
Por qué diablos?
Los votos nulos y en blanco
Por favor. Que dejen de robar
Los políticos delincuentes
El Fantasma de la Deuda Pública
La metamorfosis de Rolando Araya
No vote el próximo 7 de abril
El drama de los hijos de la calle
La lucha de Ottón Solís
IMAS, PANI, NUEVO ASALTO A LOS PROGRAMAS SOCIALES
El regreso del Padre Minor
Viva Costa Rica, pero sin políticos corruptos
Los negocios de los Fishman
Los Narcopolíticos
Quién le teme a Ricardo Alem?
Corrupción en el Regimen de Seguridad Social
Parmenio Quién te mató?
Las escuelas de Medicina
El Aguila y el Gusano
Mercaderes de Almas
NO OLVIDEMOS A PARMENIO
PARMENIO MEDINA PEREZ, EL PERIODISTA VALIENTE
Los discípulos de Montesinos
Don Julio Acosta García
El botín de los puestos públicos
La Creación de los Políticos
Los políticos y las casas de apuestas por Internet
El Saqueo de las Tiendas Libres del IMAS
La Fiesta del Cerdo
El regreso del Padre Minor

El Diario al Día del pasado 25 de noviembre, nos informa que el Padre Minor se dedicará a predicar en el extranjero al menos por tres o cuatro años. Según confirmó el Padre Minor, se dedicará a esta actividad, al menos durante tres o cuatro años, a los lugares que sea invitado a llevar el mensaje del Señor. Para ello, ya cuenta con el aval del Arzobispo de San José, Román Arrieta Villalobos. Los lugares que aparentemente serán visitados por Calvo Aguilar son los siguientes: comunidades latinas de los Estados Unidos de América, Cuba, Colombia y Venezuela.
Antes de iniciar nuestro comentario, queremos manifestar que no nos interesa polemizar sobre creencias religiosas y sobre lo que haga el señor Calvo Aguilar con su vida personal. Pero, si consideramos que no es el mejor momento para que este señor abandone el país, hasta tanto no se aclaren algunos aspectos que a continuación mencionamos.

Calvo Aguilar, según consta en el expediente respectivo abierto en el Ministerio Público, tiene pendiente una acusación por Administración Fraudulenta, como resultado de su gestión en Radio María de Guadalupe. A pesar de que el señor Arzobispo de San José había ofrecido entregar a las autoridades toda la documentación contable de dicha radio, hasta el momento no lo ha hecho y nadie ha tenido las agallas de solicitar el secuestro de dicha documentación. Aparentemente, la negativa de Arrieta se basa en que la emisora ya no es propiedad de Calvo Aguilar, ya que fue traspasada a terceras personas en una operación altamente dudosa.

Además, hace varios meses el señor Ministro de Seguridad Pública, anunció a la prensa que el famoso empresario que aportó el dinero para esa emisora, había movido en el Sistema Bancario Nacional, la suma de tres millones de dólares. Aún estamos a la espera de saber si se hicieron las averiguaciones sobre la procedencia de este dinero.

Como último punto, queremos recordar que el asesinato de uno de los principales críticos de la gestión de Calvo Aguilar, Parmenio Medina Pérez, sigue sin resolverse a pesar de que han transcurrido casi cinco meses de ese horrendo hecho.

No queremos hacer leña del árbol caído, ni estamos acusándolo de nada, pero, según nuestro criterio, Calvo Aguilar no debería abandonar el país, hasta que los hechos anteriores se aclaren y las investigaciones realizadas por el Organismo de Investigación Judicial, dejen su imagen libre de toda sospecha. Consideramos que debe permanecer en Costa Rica, hasta que tengamos la respuesta a la pregunta ¿Parmenio, quién te mató?.