Make your own free website on Tripod.com
La Fiesta del Cerdo
Los negocios de los Fishman

HOME

Los estafadores impunes | EL FUTURO POLITICO DEL PAC | La lavandería del PUSC | El PECADO DEL PADRE DELGADO | MANIFIESTO DE UN ABSTENCIONISTA | DENUNCIA CONTRA FINANCIERA MIRAVALLES | ROGELIO RAMOS, UN POLÍTICO ATÍPICO | Politiquería alcanza supervisión financiera | Corrupción en la lucha antidrogas en Costa Rica | La Propuesta de don Juan Diego Castro | Los politicastros invaden la educación costarricense | No olvidemos el Banco Anglo | El llanto de Fishman | Salir con un Domingo Siete | Rodrigo Carazo y Ottón Solís | La piel de oveja de Rolando Araya | NO VOTE CONTRA USTED | La Demagogia del PUSC | El asalto al Fondo Nacional de Contingencias Agrícolas | Don Ottón el prestamista | Un país que ya no existe | Por qué diablos? | Los votos nulos y en blanco | Por favor. Que dejen de robar | Los políticos delincuentes | El Fantasma de la Deuda Pública | La metamorfosis de Rolando Araya | No vote el próximo 7 de abril | El drama de los hijos de la calle | La lucha de Ottón Solís | IMAS, PANI, NUEVO ASALTO A LOS PROGRAMAS SOCIALES | El regreso del Padre Minor | Viva Costa Rica, pero sin políticos corruptos | Los negocios de los Fishman | Los Narcopolíticos | Quién le teme a Ricardo Alem? | Corrupción en el Regimen de Seguridad Social | Parmenio Quién te mató? | Las escuelas de Medicina | El Aguila y el Gusano | Mercaderes de Almas | NO OLVIDEMOS A PARMENIO | PARMENIO MEDINA PEREZ, EL PERIODISTA VALIENTE | Los discípulos de Montesinos | Don Julio Acosta García | El botín de los puestos públicos | La Creación de los Políticos | Los políticos y las casas de apuestas por Internet | El Saqueo de las Tiendas Libres del IMAS

En el Diario Extra del 25 de octubre de 2001 se publica un reportaje titulado Fishman rinde cuentas de sus bienes. Queremos referirnos al punto de la empresa 25-25
Indica el reportaje:
Expuso el historial de la empresa 25-25 la cual actualmente alquila un edificio al CICAD, y es propiedad de sus hijas. Destacó que esta firma tiene autorización de la Contraloría desde el 16 de agosto de 1998 para contratar con el Estado, pero fue hasta tres años después que, mediante un contrato refrendado por el ente contralor y previo proceso licitatorio, que se dio el contrato.
A pesar de que en un artículo anterior nos hemos ocupado de este caso, consideramos conveniente retomarlo, con el fin de que el votante costarricense conozca la verdad y juzgue la sinceridad de la fórmula presidencial de Abel Pacheco, por lo que analizaremos las principales afirmaciones de don Luis Fishman.

1- El edificio arrendado al CICAD (Centro de Inteligencia Conjunto Antidrogas) es propiedad de sus hijas.
Esto de acuerdo con el Registro Público es cierto. Sin embargo, debemos recordar lo que indicó Radio Reloj hace varios meses. Una transacción puede ser legal, pero no moral. Si bien es cierto Fishman no hizo la contratación, si lo hicieron personas muy allegadas a él. Debemos recordar, cosa que no indica don Luis, que él fue presidente de CICAD, durante la Administración Calderón Fournier.

2- La Contraloría General de la República dio autorización a la Sociedad 25-25, propiedad de las hijas de Fishman, para contratar con el Estado desde 1998 y el edificio fue arrendado por CICAD, hasta tres años después.
Hasta donde tenemos entendido, CICAD no ha sido el único ente público que ha ocupado el edificio. Anteriormente, estuvo arrendado por el Banco Nacional de Costa Rica, que hasta donde tenemos entendido es propiedad del Estado. Por tanto don Luis en este caso dijo la verdad a medias.

3- El contrato fue refrendado por la Contraloría General de la República.
Es cierto. Pero a esto queremos agregar un dato que don Luis no revela. Dicha Contraloría, con una celeridad que precisamente no es la que la caracteriza, refrendó dicho contrato en menos de 48 horas. Quienes conocen lo que duran estos tipos de trámites ante el ente contralor, estarán de acuerdo con nosotros en que este refrendo se obtuvo en un tiempo récord. Nos resistimos a creer que hubo influencia de don Luis en este proceso.

4- El arrendamiento a CICAD fue resultado de un proceso licitatorio.
Analizaremos, de acuerdo con datos que nos han sido suministrados por diferentes vías el mentado proceso licitatorio.

El CICAD ocupó hasta el año 2000, un edificio en la zona de Pavas, propiedad de don Carlos Alfaro. Alegando que el edificio no reunía las condiciones suficientes, se abrió una licitación en la que participaron, la empresa de don Carlos Alfaro y la empresa 25-25. Aparentemente a don Carlos se le pidió que ofertara un edificio con un área mucho mayor que el ofrecido por los Fishman. Lógicamente, el precio también debía ser mayor, razón por la cual, la adjudicación se hizo a favor de la empresa de la familia Fishman. Como dice nuestro pueblo, a don Carlos se la cuadraron. Lo que se hizo en palabras sencillas fue como comparar un Lexus con un Yaris.
Según ha manifestado Alfaro, él hizo una contraoferta. Ofreció el edificio contiguo a las instalaciones que CICAD ocupaba en ese entonces, con lo cual se superaba el área del ofrecida por los Fishman y el estado pagaría un alquiler inferior. Sin embargo, por motivos que Alfaro desconoce, su oferta no fue ni siquiera estudiada. Además de aceptarse la segunda oferta de don Carlos, el Estado se hubiera economizado los gastos de acondicionamiento y traslado al edificio Fishman, los cuales según dicen rondaron los cincuenta millones de colones.
Como pueden ver los lectores, el proceso licitatorio no es tan claro como aparenta.
Volvamos ahora al contrato de arrendamiento. Saben quien lo firmó por parte del CICAD? Vean ustedes que curioso. El esposo de doña Lynette Saboríó, compañera de Fishman en la fórmula presidencial de Abel Pacheco.

Don Abel ha insistido en su propaganda sobre su honradez, la cual le fue enseñada por su tata. No dudamos que sea así, pero la mujer del César no sólo debe ser honrada sino aparentarlo. Por este medio le pedimos a don Abel que haga pública toda la documentación relacionada con la contratación del edifico de los Fishman. Si tiene inconveniente en obtenerla en oficinas públicas, don Carlos Alfaro, quien además de propietario de edificios es un reconocido dirigente del Partido Unidad Social Cristiana, puede facilitársela.

De otra forma, no podremos creer en la tan cacareada honestidad de su partido, aunque don Luis Fishman nos lo jure por el Pentateuco.