Make your own free website on Tripod.com
La Fiesta del Cerdo
La liberación de los burritos

HOME

Corrupción en la lucha antidrogas en Costa Rica | Acerca de nosotros | La Propuesta de don Juan Diego Castro | El llanto de Fishman | Salir con un Domingo Siete | Rodrigo Carazo y Ottón Solís | La piel de oveja de Rolando Araya | El final de Batman y Robin | NO VOTE CONTRA USTED | La Demagogia del PUSC | El asalto al Fondo Nacional de Contingencias Agrícolas | Don Ottón el prestamista | Un país que ya no existe | Por qué diablos? | Los votos nulos y en blanco | Por favor. Que dejen de robar | Los políticos delincuentes | El Fantasma de la Deuda Pública | LOS ASESORES DE LOS DIPUTADOS | La metamorfosis de Rolando Araya | No vote el próximo 7 de abril | El drama de los hijos de la calle | Irregularidades en ventas callejeras | La lucha de Ottón Solís | Cuál Independencia? | EL VOTO A GANAR | IMAS, PANI, NUEVO ASALTO A LOS PROGRAMAS SOCIALES | La SUGEF y las Cooperativas | Amenazas contra el Periódico Universidad | El regreso del Padre Minor | Viva Costa Rica, pero sin políticos corruptos | La liberación de los burritos | El asesor de don Rolando Araya | Los negocios de los Fishman | Los Narcopolíticos | Cuál Democracia? | Quién le teme a Ricardo Alem? | Problemas agrarios y demagogia política | Corrupción en el Regimen de Seguridad Social | Biblia, Futbol y Demagogia | POR QUÉ NO VOTO | Sobre seguridad, turismo y demagogia | Los Irresponsables | Parmenio Quién te mató? | Las escuelas de Medicina | El Aguila y el Gusano | Mercaderes de Almas | LA OTRA COSTA RICA | LIBERTAD DE PRENSA O LIBERTAD DE EMPRESA | EL ENGAÑO DE LAS PENSIONES COMPLEMENTARIAS | Los préstamos del empresario | Sobre serviles y corruptos | Miembro de la Comisión de Narcotráfico media por narcos | LA IRREGULAR INVESTIGACION DEL CASO MEDINA | NO OLVIDEMOS A PARMENIO | PARMENIO MEDINA PEREZ, EL PERIODISTA VALIENTE | Demostremos que no estamos domesticados | Los discípulos de Montesinos | Don Luis Alberto Monge y LA PENCA | Don Julio Acosta García | El botín de los puestos públicos | La Creación de los Políticos | Los políticos y las casas de apuestas por Internet | El Saqueo de las Tiendas Libres del IMAS | Foros de La Fiesta del Cerdo

Según nos informa el Diario La Nación del 4 de octubre del presente año, el 31 de julio del año anterior, los italianos Fondato, Acierno y Cattini, fueron detenidos en el aeropuerto Juan Santamaría, ya que en sendas tablas de surf, portaban cuatro kilogramos de cocaína.

La noticia no tiene nada de especial, ya que en esa terminal aérea es detenida al menos una persona al día, tratando de trasegar drogas prohibidas. Lo que empezó el problema fue que Fondato y Acierno, fueron sobreseídos de sus cargos a pedido de la Fiscalía. Por este motivo se abrió una investigación por tráfico de influencias contra el Fiscal General.

Debido a que el Fiscal General, Carlos Arias, ha tenido problemas serios con un grupo de Fiscales, según criterio de Arias, estos fraguaron un complot contra él. El Fiscal General, también la emprendió contra el Organismo de Investigación Judicial del que dijo: A la policía hay que ponerle atención. Eso que se les moleste que un casito se les cae porque ellos creen que todo tiene prueba no lo voy a permitir. Si llego a saber quienes son los voy a acusar, a querellar, y los voy a perseguir hasta donde haya que perseguirlos Indicó también que tiene informes que varios fiscales y miembros del Organismo de Investigación Judicial se reúnen, en un bar cercano a la Corte, a fraguar planes en su contra. Por sus actuaciones los calificó de terroristas.

Primeramente vamos a ver por qué se acusa a Arias de tráfico de influencias. Los dos burritos, Fondato y Acierno no son burros cualquiera. Son burros de pura sangre. Uno es hijo de una jueza italiana y el otro de un productor de cine de ese mismo país. Además están ligados a la Santa Iglesia Católica y Romana en el Estado de Vaticano. La hipótesis que se manejó siempre fue que Cattini engañó a los pobres muchachos. Por ese motivo, el 15 de septiembre, Día de la Independencia de Costa Rica, los burritos, independizados de los cargos en su contra, trotaron libres al encuentro de sus acaudalados padres. El problema es que Cattini, el corruptor de los burritos también fue liberado. En consecuencia, un delito de tráfico internacional de drogas quedó impune.

No vamos a analizar si hubo tráfico de influencias, una investigación manejada por policías ineptos o si existe un grupo de fiscales terroristas. La Corte será la que deberá pronunciarse en ese sentido. Sin embargo, si estamos seguros, que si los burritos hubieran provenido de Los Cuadros, Las Gradas u otra zona marginal, no se hubiera hecho tanto escándalo con su liberación.

Lo que si es grave para la opinión pública es que, cualquiera que tenga la razón, el Poder Judicial de Costa Rica, no saldrá bien parado.

Si son los Fiscales que acusaron al Fiscal General, quienes al final salen triunfantes, tendremos que llegar a la conclusión, que las altas autoridades de la Fiscalía son susceptibles al tráfico de influencias y que aplican la norma jurídica de que : La ley es como la telaraña. Atrapa al débil y se rompe con el poderoso. Si esto es así. Con qué autoridad moral se podrá mantener en las cárceles costarricenses a aquellas personas, que víctimas de la necesidad, cometieron la estupidez de servir de burros?

Si al final es don Carlos Arias quien tiene la razón, tendremos que concluir que dentro del Poder Judicial existen un grupo de terroristas e investigadores ineptos, quienes, con tal de conseguir sus fines, no dudan en usar los medios mas deleznables para desprestigiar a las personas que se oponen en su camino. En ese caso, tendremos que concluir que con presupuesto de la Corte Suprema de Justicia, se paga a delincuentes de la peor ralea.

En las últimas encuestas de opinión, una de las pocas dependencias públicas que ha salido bien librada, ha sido la Fiscalía General. Por eso queremos expresar nuestra indignación, porque se busque destruir su imagen de cualquier forma. Por tanto, solicitamos al Poder Judicial una investigación exhaustiva sobre este asunto y exigimos que los culpables terminen donde les corresponde: en Máxima Seguridad de la Reforma.