Make your own free website on Tripod.com
La Fiesta del Cerdo
Problemas agrarios y demagogia política

HOME

Corrupción en la lucha antidrogas en Costa Rica | Acerca de nosotros | La Propuesta de don Juan Diego Castro | El llanto de Fishman | Salir con un Domingo Siete | Rodrigo Carazo y Ottón Solís | La piel de oveja de Rolando Araya | El final de Batman y Robin | NO VOTE CONTRA USTED | La Demagogia del PUSC | El asalto al Fondo Nacional de Contingencias Agrícolas | Don Ottón el prestamista | Un país que ya no existe | Por qué diablos? | Los votos nulos y en blanco | Por favor. Que dejen de robar | Los políticos delincuentes | El Fantasma de la Deuda Pública | LOS ASESORES DE LOS DIPUTADOS | La metamorfosis de Rolando Araya | No vote el próximo 7 de abril | El drama de los hijos de la calle | Irregularidades en ventas callejeras | La lucha de Ottón Solís | Cuál Independencia? | EL VOTO A GANAR | IMAS, PANI, NUEVO ASALTO A LOS PROGRAMAS SOCIALES | La SUGEF y las Cooperativas | Amenazas contra el Periódico Universidad | El regreso del Padre Minor | Viva Costa Rica, pero sin políticos corruptos | La liberación de los burritos | El asesor de don Rolando Araya | Los negocios de los Fishman | Los Narcopolíticos | Cuál Democracia? | Quién le teme a Ricardo Alem? | Problemas agrarios y demagogia política | Corrupción en el Regimen de Seguridad Social | Biblia, Futbol y Demagogia | POR QUÉ NO VOTO | Sobre seguridad, turismo y demagogia | Los Irresponsables | Parmenio Quién te mató? | Las escuelas de Medicina | El Aguila y el Gusano | Mercaderes de Almas | LA OTRA COSTA RICA | LIBERTAD DE PRENSA O LIBERTAD DE EMPRESA | EL ENGAÑO DE LAS PENSIONES COMPLEMENTARIAS | Los préstamos del empresario | Sobre serviles y corruptos | Miembro de la Comisión de Narcotráfico media por narcos | LA IRREGULAR INVESTIGACION DEL CASO MEDINA | NO OLVIDEMOS A PARMENIO | PARMENIO MEDINA PEREZ, EL PERIODISTA VALIENTE | Demostremos que no estamos domesticados | Los discípulos de Montesinos | Don Luis Alberto Monge y LA PENCA | Don Julio Acosta García | El botín de los puestos públicos | La Creación de los Políticos | Los políticos y las casas de apuestas por Internet | El Saqueo de las Tiendas Libres del IMAS | Foros de La Fiesta del Cerdo

Nos parece importante, transcribir el comentario del señor Eduardo Castro, publicado en el periódico costarricense Al Día, del domingo 9 de septiembre del presente año titulado Demagogia Electoral.

Por algo 30% de los electores protestó y se abstuvo de votar en los comicios de 1998: la demagogia de algunos políticos había llegado al tope, y en su desenfrenada carrera por el poder no pararon en mientes para irrespetar a los votantes.
Hoy, cuando falta un poco menos de un mes para que se abra la campaña electoral, los electores vemos visos de que, como ya se ha hecho costumbre, la demagogia barata se hará presente de nuevo.
Por un lado, observamos a un candidato, quien pareciera sentirse ungido por Dios, que amenaza con dejar a su partido si no se le complace con los aspirantes a diputado que a dedo impondrá.
Por el otro, aparece quien ¿corto de memoria? Olvida que su partido, en muchos de los últimos años de ejercicio en el poder, ha ignorado a los agricultores, y ahora nos anuncia tener la solución para ese golpeado sector de la producción.
Ese señor, además nos pinta una Costa Rica, destrozada en lo económico, a lo cual, lógicamente, su partido también ha contribuido por su irresponsabilidad y cálculo electorero.
Aunque de recientes encuestas se vislumbra que el abstencionismo podría disminuir en febrero del 2002, lo cierto es que si ambos políticos siguen por el lado que llevan, esa ilusión desaparecerá antes de lo que cualquiera pueda esperar.
Sería interesante que el señor que cree que por su popularidad no necesita de partido, haga la prueba, pues si obtiene los resultados que según cree, tendrá, se convertirá en todo un fenómeno socio político digno de estudiar en el orbe. El asunto es que pase del dicho al hecho.
Igual sería digno de ver cómo su competidor, el arregla problemas del agro, soluciona las penurias de los agricultores, nos ada comida nacional barata y de excelente calidad y de paso nos arregla el problema macro económico del país. Si lo logra, no tendremos más que reclamarle por qué no lo hizo con antelación, durante muchos años de botella del sector público. Por sus gestos los conoceréis. Dejémoslos que actúan.

Hemos querido reproducir este artículo del señor Castro porque nos parece muy atinado. El masiánico Abel Pacheco, no se desprenderá jamás de un partido que le garantiza una plataforma y una deuda política adelantada, de muchos millones de colones, aunque, según dijo él en la precampaña, dicho partido se encuentre plagado de ratas, de las cuales al final nunca nos quiso revelar su nombre. Por otro lado, debemos recordar a don Rolando, que la destrucción del agro, por medio de las políticas neoliberales de los últimos gobiernos de Liberación Nacional, comenzó con el gobierno de su tío, Luis Alberto Monge. Demagogia e ineptitud han demostrado ambos partidos mayoritarios. Por tanto, nos debemos ser tan ingenuos, de dejarnos de nuevo engañar por sus cantos de sirena. Ambos comulgan con sus mismas políticas neoliberales, que buscan destruir al agro, para importar granos de las grandes potencias y de paso, hacer millonarios a varios intermediarios costarricenses.


La existencia de los demagogos es culpa de todos nosotros. El día de las elecciones rechacemos a los políticos corruptos y demagogos.