Make your own free website on Tripod.com

Home

Los estafadores impunes
EL FUTURO POLITICO DEL PAC
La lavandería del PUSC
El PECADO DEL PADRE DELGADO
MANIFIESTO DE UN ABSTENCIONISTA
DENUNCIA CONTRA FINANCIERA MIRAVALLES
ROGELIO RAMOS, UN POLÍTICO ATÍPICO
Politiquería alcanza supervisión financiera
Corrupción en la lucha antidrogas en Costa Rica
La Propuesta de don Juan Diego Castro
Los politicastros invaden la educación costarricense
No olvidemos el Banco Anglo
El llanto de Fishman
Salir con un Domingo Siete
Rodrigo Carazo y Ottón Solís
La piel de oveja de Rolando Araya
NO VOTE CONTRA USTED
La Demagogia del PUSC
El asalto al Fondo Nacional de Contingencias Agrícolas
Don Ottón el prestamista
Un país que ya no existe
Por qué diablos?
Los votos nulos y en blanco
Por favor. Que dejen de robar
Los políticos delincuentes
El Fantasma de la Deuda Pública
La metamorfosis de Rolando Araya
No vote el próximo 7 de abril
El drama de los hijos de la calle
La lucha de Ottón Solís
IMAS, PANI, NUEVO ASALTO A LOS PROGRAMAS SOCIALES
El regreso del Padre Minor
Viva Costa Rica, pero sin políticos corruptos
Los negocios de los Fishman
Los Narcopolíticos
Quién le teme a Ricardo Alem?
Corrupción en el Regimen de Seguridad Social
Parmenio Quién te mató?
Las escuelas de Medicina
El Aguila y el Gusano
Mercaderes de Almas
NO OLVIDEMOS A PARMENIO
PARMENIO MEDINA PEREZ, EL PERIODISTA VALIENTE
Los discípulos de Montesinos
Don Julio Acosta García
El botín de los puestos públicos
La Creación de los Políticos
Los políticos y las casas de apuestas por Internet
El Saqueo de las Tiendas Libres del IMAS
La Fiesta del Cerdo
DENUNCIA CONTRA FINANCIERA MIRAVALLES


Les voy a contar lo que me pasó con un préstamo que solicité en Corporación Miravalles.
A principios del año pasado pedí un préstamo por ciento cincuenta mil colones, en esta famosa Corporación. Me enviaron a mi trabajo a una vendedora, que en su atención fue de primera, como bien dicen en sus anuncios televisivos.

Le pregunté sobre los intereses que cobraban, el plazo para pagar y si podía pagar en cualquier momento el saldo de mi cuenta, a lo que me respondió que los intereses eran del 4.68% mensual, el plazo era variado de seis meses a dos años, y que podía pagar el saldo cuando quisiera.

La cuestión es que me decidí a aceptar, y tomé el préstamo. El primer pago (mi primera sorpresa), los intereses eran del 6.97% mensual, y no quedó ahí el asunto, me cobraron treinta y dos mil colones por los gastos administrativos Qué descaro. Le pagaron una semana completa a la vendedora que me atendió y eso que sólo estuvo en mi oficina treinta minutos.

Bueno, pensé para mis adentros, nadie te tiene confiando en financieras. Decidí entonces pagar rápido para evitar pagar muchos intereses. A los 6 meses ( o sea después de pagar 6 cuotas de ¢ 14.855 cada una, fui con mi dinero en mano a cancelar la deuda y recibí mi segunda sorpresa.

Debía ¢ 156.300.00, Qué bien, ya había pagado ¢90.000 y aún debía lo que inicialmente saqué.

Me resigné. Sorpresa de nuevo. Me indicaba la señorita que me atiende que si deseo pagar, tengo que pagar ese dinero más los intereses del año y medio que solicité el préstamo. En conclusión, si quería pagar de contado pagaría la módica suma de ¢ 365.000.00.-

Llamé inmediatamente a la vendedora que me atendió y le hice los siguientes comentarios.

1- Que me comenzaron a cobrar desde el día que ellos aprobaron mi préstamo y no desde el día que yo retiré el dinero que fue cinco días después.

2- Que ella me dijo que los intereses eran del 4.68% y me estaban cobrando el 6.97%.

3- Que quería cancelar mi deuda, pero me estaban cobrando los intereses de los dos años de vigencia del préstamo.

Simplemente me contestó que era el nuevo reglamento, y que no podía hacer nada y que yo había aceptado cuando firmé el contrato. Pero que no me preocupara que ella haría algo por mí. Consiguió que cambiaran mi crédito de dos años a seis meses, por lo que sólo pagaría seis cuotas de ¢ 39.800 cada una. Que alegría . Pagué doscientos cuarenta mil colones, mas los noventa mil colones de las seis cuotas que había pagado. Terminé pagando trescientos treinta mil colones en un año.

Amigos y amigas. Los dueños de Corporación Miravalles es la Corporación Altascumbres, unos chilenos.
Hace algunos años, unos chilenos vinieron y nos robaron el Banco Anglo, y ahora están en Chile dándose la gran vida, en apartamentos carísimos y autos de lujo.

Ahora vienen estos a robarnos en una forma más legal, según ellos. No dejemos que esto suceda.

Este mensaje nos llegó por correo electrónico. Hemos constatado con varios acreedores de esta Corporación y el sistema de cobro aquí consignado es cierto. Otro asunto importante es que esta gente no trabaja con dinero propio, capta dinero del público a una tasa inferior al 2% mensual, o sea que tienen un margen de intermediación financiera superior al 4% mensual. Además, no arriesgan nada, porque en caso de una eventual quiebra de la Corporación Miravalles, quienes perderán todo el dinero serán los ingenuos costarricenses, que olvidándose del Sotelazo, de hace catorce años invierten en esos lugares.

Será por eso que algunos políticos están interesados en que desaparezca la banca estatal?