Make your own free website on Tripod.com

Home

EL FUTURO POLITICO DEL PAC
La lavandería del PUSC
El PECADO DEL PADRE DELGADO
La nefasta candidatura de Johnny Araya
FUNDACIONES. TRIANGULO DE LAS BERMUDAS DE RECURSOS PUBLICOS
LA CONFESION DEL SECRETARIO GENERAL DE LIBERACION
Los hombres del Presidente
Ajustes al regimen de Pensiones de la Caja
IRREGULARIDADES EN LA DIRECCION GENERAL DE TRANSITO
REQUIEM POR EL INSTITUTO NACIONAL DE APRENDIZAJE
MANIFIESTO DE UN ABSTENCIONISTA
El entierro del Combo Municipal
Rolando Araya y Parmenio Medina
DENUNCIA CONTRA FINANCIERA MIRAVALLES
ROGELIO RAMOS, UN POLÍTICO ATÍPICO
Politiquería alcanza supervisión financiera
Corrupción en la lucha antidrogas en Costa Rica
La Propuesta de don Juan Diego Castro
Los politicastros invaden la educación costarricense
No olvidemos el Banco Anglo
El llanto de Fishman
Salir con un Domingo Siete
Rodrigo Carazo y Ottón Solís
La piel de oveja de Rolando Araya
NO VOTE CONTRA USTED
La Demagogia del PUSC
El asalto al Fondo Nacional de Contingencias Agrícolas
Don Ottón el prestamista
Un país que ya no existe
Por qué diablos?
Los votos nulos y en blanco
Por favor. Que dejen de robar
Los políticos delincuentes
El Fantasma de la Deuda Pública
La metamorfosis de Rolando Araya
No vote el próximo 7 de abril
El drama de los hijos de la calle
La lucha de Ottón Solís
IMAS, PANI, NUEVO ASALTO A LOS PROGRAMAS SOCIALES
El regreso del Padre Minor
Viva Costa Rica, pero sin políticos corruptos
Los negocios de los Fishman
Los Narcopolíticos
Quién le teme a Ricardo Alem?
Corrupción en el Regimen de Seguridad Social
Parmenio Quién te mató?
Las escuelas de Medicina
El Aguila y el Gusano
Mercaderes de Almas
NO OLVIDEMOS A PARMENIO
PARMENIO MEDINA PEREZ, EL PERIODISTA VALIENTE
Los discípulos de Montesinos
Don Julio Acosta García
El botín de los puestos públicos
La Creación de los Políticos
Los políticos y las casas de apuestas por Internet
El Saqueo de las Tiendas Libres del IMAS
La Fiesta del Cerdo
Ajustes al regimen de Pensiones de la Caja

En días pasados, la prensa costarricense informó sobre los cambios que prepara la Caja Costarricense de Seguro Social en el Régimen de Invalidad, Vejez y Muerte. Los puntos principales son subir el número de cuotas de 240 a 300 y subir también la edad mínima para el retiro a los 65 años. Advierte la Caja que de no hacerse pronto estos cambios, no se podría garantizar la viabilidad del régimen. La nueva propuesta de la Caja está en el llamado Libro Blanco un documento elaborado por el presidente ejecutivo de la Institución, Rodolfo Piza.

Cuando fue aprobado,con bombos y platillos, el Plan de Pensiones Complementarias, advertimos que de lo que se trataba era de un engaño más para los trabajadores. Era una forma de privatizar el sistema de pensiones, proveyendo una fuente de ingresos a las operadoras privadas y preparar el entierro del Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte. . Lamentablemente no nos equivocamos.

Don Rodolfo Piza, justifica los cambios en IVM en las variaciones demográficas que ha sufrido el país. O sea que al haber más viejos y menos cotizantes, la edad debe subir. Esto puede ser cierto en parte. Sin embargo, no sabemos si el famoso Libro Blanco explica que, existen otras causas que han desfinanciado el régimen y que don Rodolfo debería conocer.

Veamos algunas de ellas:
Evasión patronal de las cargas sociales: Conocemos muchos casos, en los que los patronos reportan al trabajador, sobre todo si es profesional, el salario mínimo, si es que reportan algo, y el resto lo pagan por honorarios, desfalcando de esta forma a la Caja y perjudicando al trabajador. Aquel trabajador que tiene la valentía de quejarse y presentar una denuncia, en poco tiempo se queda sin trabajo. Explicará el Libro Blanco, que ha hecho la Caja al respecto?

Evasión por parte del Gobierno: Sería conveniente que se explicara al pueblo en cuanto ha perjudicado a este régimen los continuos atrasos del gobierno en el pago de sus obligaciones,o bien el pago de esas obligaciones con bonos con un rendimiento mucho más bajo que el de mercado.

Pésimas inversiones de la Caja: La Caja, por presiones políticas, o por quedar bien con alguien, ha hecho inversiones que no son las más adecuadas. Si se toma en cuenta que este es dinero de los trabajadores, las malas inversiones no son otra cosa que un asalto descarado a los asalariados. Vamos a mencionar algunos ejemplos.

Hace varios meses, conoció la ciudadanía de una inversión por mil cuatrocientos millones de colones que había hecho la Caja, en un fideicomiso fantasma en el Banco Popular. Estos títulos no estaban inscritos en la Bolsa Nacional de Valores, por lo que se transaron en forma oscura e ilegal. Hasta donde sabemos, el Banco Popular, aunque no se hizo cargo de la deuda, si despidió a las culpables de este desfalco. Esta maniobra, no fue más que una vulgar estafa y un delito contemplado en la Ley Orgánica del Banco Central de Costa Rica y la Ley del Mercado de Valores. Sería bueno conocer que ha sido de los empleados de la Caja mezclados en esta negociación indecente, sobre todo de uno de ellos que había sido mezclado también en el escándalo de FODESAF. Además, debe saberse que ha hecho la Caja para recuperar esta pérdida. Estarán estas respuestas en el Libro Blanco de don Rodolfo?

También con dineros del Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte, se construyó el Edificio Anexo de la Caja. Varios pisos de ese edificio fueron alquilados al Ministerio de Trabajo y al Instituto Costarricense de Turismo. Los costarricenses, antes de aceptar cualquier cambio en el régimen debemos exigir que se nos diga, cuál fue el rendimiento sobre la inversión que obtuvo la Caja con esos alquileres, o si se trató de una subvención disimulada al gobierno.
Finalmente es conveniente que en el Libro Blanco de don Rodolfo, se incluya una explicación sobre el origen de los fondos con que se compraron los terrenos en los que se edificó la Plaza de las Garantías Sociales y de dónde provinieron los recursos para construirla. Los costarricenses quedaríamos muy satisfechos de saber que los directivos de la Caja Costarricense del Seguro Social, no usaron los fondos de los trabajadores, para quedar bien con el presidente de ese entonces Lic. Rafael A. Calderón Fournier.

Los trabajadores de Costa Rica tenemos que hacernos a la idea de que nunca nos vamos a pensionar. No hay ningún régimen que soporte el expolio y la evasión continuados, así como que sus fondos sean empleados por los serviles que los administran, en quedar bien con las autoridades del Gobierno de turno. Bueno, ya que no vamos a pensionarnos, los trabajadores debemos exigir que se nos diga al menos que se hicieron los recursos de nuestras pensiones.